fbpx
Homo Naledi, un antepasado recién descubierto
17 septiembre, 2015
Ustraap: La pulsera guía para discapacitados
30 septiembre, 2015
Valery Spiridonov

Valery Spiridonov, el futuro paciente del Doctor Canavero y el primer humano que se someterá a un trasplante de cuerpo.

Hace algunos meses el neurocirujano Sergio Canavero se dijo listo para hacer la primer cirugía de trasplante de cabeza de la historia, Diciembre de 2017 es la fecha pactada. Su paciente será el ruso Valery Spirodonov de 30 años que sufre una rara mutación genética conocida como parálisis de Werdnig-Hoffman.

Spirodonov dice que quiere intentar todo antes de morir a causa de esta enfermedad, aunque ello implique someterse a una cirugía exageradamente compleja de la que no se tienen intentos previos.

Trasplante de cabeza o de cuerpo, depende desde dónde lo miremos. Se trata de una compleja y ambiciosa cirugía que consiste en cortar la cabeza de un paciente con una enfermedad física al cuerpo sano de un donador recientemente fallecido.

El cuerpo del donador debe ser enfriado para mantener las células vivas, luego se debe cortar la cabeza y la médula espinal de ambos cuerpos y unir las del paciente al cuerpo del donador. Acto seguido, la parte más complicada: unir las terminaciones nerviosas entre el cerebro y la médula del paciente y el nuevo cuerpo receptor. Luego se unen los vasos sanguíneos y los músculos del cuello y el trasplante está terminado.

La cirugía presenta muchas complicaciones pues es un terreno desconocido para la medicina actual. Es posible que el cuerpo rechace la nueva cabeza, como pasa con muchos trasplantes grandes, o (más probable aún) que la médula espinal no se una correctamente. Es posible soldar huesos y músculos, pero hasta ahora se cree imposible volver a unir los tejidos nerviosos de la médula espinal. El propio Canavero calcula que sólo entre un 10 y un 15% de las neuronas podrán conectarse, pero aún así cree que el paciente volverá a caminar un año después de la operación.

Lo más largo es el postoperatorio, en el cual el paciente debe permanecer casi un mes en un coma inducido. Si todo sale bien, después de varios meses de fisioterapia el paciente podría controlar el nuevo cuerpo a su voluntad. No obstante, los investigadores advierten que existe, como en cualquier trasplante, un alto riesgo de rechazo entre el paciente y el donador.

Dejando de lado todas las cuestiones técnicas, uno de los debates que existe entre la comunidad científica es el de si es ético hacer este tipo de cirugía. Es casi seguro que nadie va a permitir a Canavero realizar experimentos previos en animales para probar sus habilidades. Muchos de sus colegas muestran un desapruebo general a este trasplante, pero Sergio Canavero se muestra optimista: “Cuando me di cuenta de que podía participar en algo tan grande como esto, no me quedó ninguna duda y me puse a trabajar en esa dirección…Lo único que siento es una sensación agradable de impaciencia, como si hubiera estado toda la vida preparándome para algo y por fin está empezando a suceder” dijo a la revista New Scientist.

Aún quedan muchas preguntas qué responder y problemas previos a los cuales encontrarles solución de aquí a diciembre de 2017, este trasplante es una de las cirugías más ambiciosas en la historia de la medicina.

Pero ¿Qué pasará cuando Valery Spirodonov despierte de la cirugía? ¿Va a cambiar su personalidad? ¿Sus capacidades mentales serán las mismas? ¿Va a ser capaz de adaptarse y controlar un cuerpo ajeno? Sólo el tiempo lo dirá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *