fbpx
Exoesqueleto de la UCLA y Mark Pollock
7 septiembre, 2015
Trasplante en 3D para paciente con cáncer
11 septiembre, 2015

bullyingEl bullying puede darse de distintas formas, desde poner un apodo o abuso físico hasta tratar de avergonzar a una persona o intimidarla de forma agresiva. Antes se creía que este tipo de abuso era para fortalecer el carácter de una persona, sin embargo ya no puede considerarse un rito según una nueva investigación publicada en la revista The Lancet Psychiatry.

Han sido varios los casos de adolescentes que se han quitado la vida por el acoso que recibían por parte de sus compañeros de clase. Siendo uno de los más recientes el caso de Arancha, una chica española de 16 años que decidió lanzarse de un sexto piso pues, como ella dijo, estaba cansada de vivir.

Los adolescentes que son blanco de bullying por parte de sus compañeros sufren efectos peores a largo plazo en la salud mental que los niños que sufren maltrato por parte de adultos. Los resultados del estudio sorprendieron al doctor Dieter Wolke y su equipo, esperaban resultados similares. “Como los adolescentes tienden a pasar más tiempo con sus compañeros, tiene sentido que una relación mala provoque efectos más graves y duraderos” declaró Wolke. También descubrieron que los niños que sufren maltrato por parte de los adultos son más propensos a recibir acoso por parte de sus iguales.

Los investigadores descubrieron que los niños que sufren de acoso son más propensos a padecer ansiedad, depresión, de auto lastimarse e incluso suicidarse más adelante.

Dieter Wolke declaró:

“El bullying se puede equiparar a lo que vive un animal enjaulado. El salón de clase es un lugar plagado de gente con la que no decidiste estar y no puedes escapar de ellos si pasa algo negativo”.

El bullying es un problema a nivel mundial que predomina en países donde la división entre familias de clase alta y las de ingresos más bajos es más notoria.

La profesora Tracy Vaillancourt de la Universidad de Ottawa cree que definir el acoso podría ayudar a combatirlo. “Es una conducta que daña y no es normal entre los adolescentes” dijo.

En el estudio se comparó a adultos jóvenes de Estados Unidos y Reino Unido que sufrieron maltrato y acoso en la niñez. Los datos obtenidos de dos estudios distintos fueron comparados con 4,026 participantes del Estudio Longitudinal en Avon sobre Padres e hijos en Reino Unido y 1,273 participantes del Estudio Great Smoky Mountains en Estados Unidos.

En el estudio de Reino Unido se analizó el maltrato entre las ocho semanas y los 8.6 años; el bullying a los ocho, los diez y los trece años, y los efectos en la salud mental a los 18 años. En el estudio estadounidense se presentaron datos sobre bullying y maltrato entre los nueve y los dieciséis años, así como los efectos en la salud mental entre los 19 y los 25 años.

Las conclusiones fueron parecidas: Los adolescentes que sufrieron bullying en su niñez crecieron con problemas de depresión, adquirieron una personalidad retraída y tenían problemas de autoestima, son más propensos a padecer ansiedad, de auto lastimarse e incluso suicidarse más adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *